(Linares, 23 de septiembre de 2016).- La Asociación Canal del Melado, organización de usuarios de agua que agrupa a cerca de 3000 regantes de la comunas de Linares, Colbun  y Longaví, organizó una Asamblea Extraordinaria para dar a conocer el complejo escenario que deberán enfrentar los agricultores esta temporada producto de la grave crisis hídrica que se vive en el Maule.

El presidente de la organización de usuarios de agua, Carlos Diez, señaló que“ estoy muy contento con la convocatoria del día de hoy, sentí el apoyo de los regantes a la gestión realizada por este directorio. Obviamente, se encuentran muy preocupados por la temporada que viene y en la reunión manifestaron sus aprensiones y preocupaciones sobre cómo deben enfrentar esta dura situación”.

Los números muestran claramente el difícil momento que viven los regantes “en un año normal debiese haber cerca de 2 metros y medio de nieve y hoy solo tenemos 18 centímetros, las lluvias fueron escasas, solo hubo 200 milímetros cuando normalmente llegan a los 2 mil – mencionó Diez- esto nos repercutirá en que el caudal del río no será el suficiente pues no habrá recursos para abastecerlo”.

“Nuestro llamado para nuestros regantes es a tomar todas las medidas que puedan, no queremos lamentar una grave crisis económica también. Nuestra asociación está compuesta principalmente por pequeños agricultores y las repercusiones para todos ellos pueden ser muy graves. Ellos no tienen fácil llegada a los bancos y afrontar grandes pérdidas los puede llevar a la quiebra”, agregó el presidente del canal.

“Lamentablemente -añadió Carlos Diez-  deberemos restringirnos fuertemente y lo más seguro que en diciembre partamos regando con un 70 por ciento de nuestros derechos y terminemos en marzo con sólo un 40. Quizás como Melado podamos aumentar esto un poco gracias a algunos convenios firmados, pero de todas maneras no superaremos más del 50 por ciento en marzo”.

Siguiendo con las medidas conversadas, el presidente señaló que “hicimos un llamado en la Asamblea a los regantes a estar preocupados del mantenimiento y la limpieza de los canales, a reducir la superficie de siembra que cada agricultor hace, a actuar coordinadamente con los vecinos y a respetar los turnos indicados por la comunidad”.